Un nuevo centro europeo velará por la calidad de los alimentos y luchará contra prácticas fraudulentas