Precios del aceite oliva en origen oscilan entre 2,33 y 2,83 euros el kilo