“No se puede pagar lo mismo por una aceituna fresca y cuidada que por otra atrojada y con piedras”