Los consumidores de virgen extra han sido más fieles que los de oliva refinado en las últimas cinco campañas