La sequía hace imposible el aceite de oliva