La producción de aceite de oliva se sitúa en tan sólo 635.000 toneladas