La previsión marca un mercado estival del aceite de oliva sin sobresaltos y con precios sostenidos y al alza