La preocupación se instala en los oleicultores, al situarse ya el precio del aceite en la barrera de los 3 euros