La industria fabricante de aceite de oliva se siente discriminada por la Junta de Andalucía