La falta de agua en el olivar pone a miles de olivareros en la disyuntiva de adelantar o retrasar la fecha de recolección