La campaña olivarera acabará con 254.000 toneladas de stock, el segundo más bajo en los últimos 10 años