La calidad del aceite y del jamón ibérico la controla el sector privado