Joaquín E. López (ANEO): “Al olivar no le gusta hablar del orujo pero no podría vivir sin él”