España será el único de los cuatro grandes que aumente producción mientras Italia necesitará importar más aceite