El AOVE y la necesidad de diferenciación