El aceite tiene su propia moneda