El aceite de oliva prisionero de sus categorías