El aceite de oliva, casi un medicamento